6 nov. 2011

,

-Tantos se han olvidado de quiénes somos ya...
-¿Por ejemplo...?
-Nosotros, sin ir más lejos, ¿o es que te acuerdas de cómo eras hace un par de años? Nosotros mismos nos extraviamos. Y si me apuras, seguro que mucha gente ya no nos menciona. Escuchan nuestros nombres y quizás piensen en otra persona, porque tal y como alguien puede entrar y salir de nuestras vidas, nosotros también podemos ser los que no dejamos huella y somos algo pasajero.
-Cierto, muy cierto, pero estás haciendo que me sienta mal...
-No, no te sientas mal, ¿por qué? ¿Acaso los que se desvían de tu camino pasado un tiempo,  igual por distancia, por dejar de hablaros, por conocerlos tan solo de unos días, o por cualquier otro motivo, acaso esos se sienten mal? No creo ni siquiera que se paren a pensar en esto, así que no te sientas mal, es algo cotidiano. Pero olvidarse de alguien es muy triste... el propósito de cualquier persona debería ser colarse en miles y miles de vidas, como en una fiesta en la que no estás invitado, y no irte de ellas nunca, y si lo haces, dejar un rastro, para que todos sepan que has pasado por ahí, demostrar que esa alma forma parte de tu viaje.



1 comentario:

  1. Tienes razón, es muy triste olvidarse de alguien, aunque normalmente no nos damos cuenta de ello. Quiero decir que esas personas van desapareciendo poco a poco; hoy un poco y mañana otro poco más, hasta que un día te das cuenta de que ya no está a tu lado.
    Muy bonito, muy reflexivo :)
    Un beso <3

    ResponderEliminar