25 dic. 2010

Gracias por nada

-¿Qué es lo que te pasa exactamente? ¿Remordimiento por todas aquellas horas perdidas? ¿Dolor por haber cerrado los ojos y seguir adelante? No, sabes que no. Y también sabes perfectamente que es culpa tuya. Oíste lo que querías oír, ¿no es verdad? Pero quizás solo fueron palabras fáciles de decir. Mentiras. Y me veo obligada a eliminar el "quizás", porque es inevitablemente cierto.

-Si por fin pasara algo interesante saldría del trance. Pero me es imposible, en mi vida han habido pocas cosas interesantes. En cambio, esta vez confío en que ocurra. El único problema es que de momento, el creer en algo solo me ha traído malas experiencias, y no me veo capaz de volver a hacerlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario