25 jun. 2010

Los relojes tienen preso al tiempo.



Los relojes te hacen estar viendo todo el rato para ellos, te hacen recordar el tiempo que vives a medida que ves pasar las agujas del reloj. Segundo a segundo. Tic, tac, tic, tac, tic, tac. Y a medida que pasa, no puedes dejar de mirar, te hipnotizan más y más. Luego, dices: ah, llevo viviendo dos minutos más. Dos valiosos minutos que habría podido usar para cualquier cosa. Por eso siempre que me preguntan si llevo reloj, les doy la misma respuesta "No me gusta llevar relojes, con ellos pierdo el tiempo."

2 comentarios: