23 oct. 2011


Puedo pasarme horas y horas en cama, despierta, intentando buscarle un lugar a todas esas cosas que no encajan.. Me dan igual las ojeras que tendré mañana,  el estar despeinada, yo sigo enredada entre las sábanas, mirando al techo. Una imagen, y después otra, y otra... Y de pronto palabras, cada una con menos sentido que la anterior. Y por más que lo intento, no consigo deshacerme de ti. De tus ojos, de las ganas de tenerte, del sufrimiento por no ser valiente para decírtelo... Puedo escapar, lo sé,  desvanecerme, no estar para nada ni para nadie. Levantarme del colchón, ponerme algo encima y salir de aquí. Esconderme, y plaf, todos los problemas son parte del pasado. Fácil. Pero hay algo que me lo impide, una fuerza que me agarra a la almohada. Quizás sea el sueño, el cansancio, quizás el miedo a saber qué hay detrás del telón, a perderme, o a encontrarme, o quizás seas tú...



No hay comentarios:

Publicar un comentario