2 ene. 2011

Como una carrera de 100 metros valla, o saltas o pierdes.


La vida da vueltas a medida que pasa el tiempo. Pero, ¿qué ocurre cuando se para de pronto y va hacia atrás? Vuelves a caer en el mismo sitio, una y otra vez, esos fallos te impiden avanzar. Y todas esas palabras, todas esas mentiras, las miradas, los abrazos, todo son recuerdos. Más agradables o menos, pero es inevitable que los tengas. Y a veces deseas que no sea así. Ellos son los que hacen que todo vaya mejor o peor. Creías que una vez bastaba, ¿no? Pero el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra. Cuando te equivocas por enésima vez, no le das demasiada importancia. "Todo se acaba olvidando..." Pero todas las horas perdidas intentándolo, ¿se quedan en la nada después de un par de meses? Y sin quererlo, cometes el mismo error. Ahí tienes que escoger. Porque dicen, que a la tercera va la vencida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario