25 dic. 2010

¿HOLA?

Tengo más de veinte objetivos por cumplir. Los he contado ayer, en mi momento nostálgico y de reflexión que comparto con mi almohada. También esta noche me di cuenta de que soñar despierta es horrible: cuántas veces no deseé que algo ocurriera como yo quisiera, pero no, la ley de Murphy siempre tiene que estar presente. Puede que sea una actitud un poco pesimista, pero pude comprobar por mí misma que el optimismo a veces conduce a los disgustos, así que, ¿por qué resignarse a creer que todo mejorará, cuando eres consciente de que no es cierto? Eso es mentirse a sí mismo, para lograr sentirse bien por dentro. Y eso conmigo es casi imposible.

Calma y paciencia, calma y paciencia...
Justo lo que menos me sobra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario