25 dic. 2010


Despierta, quizás hoy todo sea diferente. Lo más posible es que no, pero quién sabe, igual hasta todo va a mejor.
¿Tú crees?
Vale, lo admito. Sinceramente no. Pero vamos, no todo es tan malo después de todo. Piensa que es un error y nada más, la próxima vez no lo volverás a cometer. Una lección aprendida.
Y cuántas quedan por aprender aún.
Oh, pero así es la vida: dura, breve y amarga.
Y costosa.
Te olvidas de que también puede ser algo positivo, pero tú eres de las que ven el vaso medio vacío.
A veces ser optimista es demasiado malo. Como en este caso. Así que para qué voy a estar cambiando de pensamientos cada dos por tres.
Cierto, pero...
Basta.


No hay comentarios:

Publicar un comentario